Páginas vistas en total

sábado, 18 de junio de 2011

El vuelo del Águila

¿No creen que es momento de que nuestra águila vuele? …  estoy harto de que no vuele ya por fin…La gastronomía parece una frivolidad, ¿o no? pero la verdad, si nos ponemos a pensar, no. Estos son gestos importantes para el comercio exterior, yo me acuerdo  hace unos años, no solo aquí, si no en todo el mundo, los mejores cocineros de los hoteles más importantes eran franceses, yo me entrené con ellos, tanto allá como aquí en México, pero no me culpen!!  Era lo que nos enseñaban!! … en estas cocinas solo había foie, trufas, patos, quesos. ¡Qué publicidad para un país!, ¡aquí no nos sabemos vender!,  no sabemos vender nuestros productos, ni aquí ni afuera, no sabemos vender nuestra cocina y mucho menos valoramos nuestros productos;  si sumamos que nuestros gobernantes no hacen nada por apoyarnos y mucho menos por el sector, como ejemplo los costos e impuestos cada vez más altos; mientras que otros gobiernos apoyan a sus productores y a sus talentos, aquí no pasa nada de eso… creo que si se dieran cuenta de todo lo que aportamos a una ciudad y a un país (economía, turismo, pesca, agricultura etc.) otra cosa seria… En Francia por ejemplo, se enseña en talleres a los niños desde los 7 años algo de su cocina  ¿y aquí?  Tuvo que ir gente con sus propios recursos a hacer que reconocieran a la cocina mexicana ante la UNESCO!!!  ¿Qué poca madre no? y después, salen todos en las fotos…. creo que ha llegado el momento de la gran revolución, del vuelo del águila en el pequeño mundo de la restaurantería  ¿Saben por qué?...  porque los cocineros ahora ya no somos incultos, alcohólicos… bueno, como siempre no generalizo… ahora ya es un orgullo… ¿y la verdad? también sobre explotado y mal vendido …  otra cosa: Francia, España y EUA nos superan en rigor, disciplina, educación, además del gusto por la buena restaurantería, hablo en general, cocina y salón ¡¡aaah¡¡ pero también, admitámoslo, los comensales si no son educados  y de mente abierta a probar , a experimentar y a confiar en nosotros,  el nivel del país no levantará, no exigirá más y por lo tanto, la gastronomía no evolucionará, se seguirá viendo lo mismo en los restaurantes y por ende el águila no volará.
 La evolución y el boom que vivimos, ha dejado al descubierto los flancos mas débiles del sector; una materia prima cada vez más cara y escasa, un servicio poco profesional aun por debajo del nivel de la gastronomía mundial, hay muy pocos jefes de piso buenos de verdad, pocos meseros profesionales… ojo, que estén encima de ti diciéndote si necesitas algo más, no es ni buen servicio y mucho menos profesional.  La verdad deberíamos admirar las buenas cocinas y los restaurantes e imitar lo bueno y lo profesionales que son, también en México ya aprendemos de los grandes investigadores de cocina que nos enseñan y nos transmiten, este es el resultado de que se están empezando a hacer las cosas bien, y a los nuevos, enseñarles, regañarles y sobre todo alentarles… hoy somos protagonistas, hay que vender la imagen, y solo así, juntando sectores y apoyándonos  se verá realmente, por fin, el vuelo del águila.

2 comentarios:

  1. Del ámbito que conozco, que es la música te diré una conclusión a la que llegué con unos amigos después de ver que no había una escena real (al menos del género que frecuento): "A público mediocre, eventos mediocres".

    Menciono esto porque me ha llamado la atención el hecho particular de que la gente no aprecia las cosas que se le ofrecen; en este caso particular, pues es lo más típico del mundo ver malos tratos y altanerías baratas por parte de los comensales... cosa que honestamente me da muchísima pena.

    No generalizo pero hay muchos malísimos restaurantes y lo mismo de malos comensales, pero lo cierto es que no tenemos la dedicación ni la DISPOSICIÓN muchas veces para cambiar las cosas. El gran problema al que nos enfrentamos y no sólo en la cocina es LA ACTITUD...

    Ojalá algo podamos hacer al respecto y como dices, que entonces el águila logre volar.

    ResponderEliminar
  2. El día que México deje de tener hambre va aprender a comer..

    ResponderEliminar