Páginas vistas en total

lunes, 9 de enero de 2012

La cocina en la televisión

Hoy en día, la oferta de cocina en TV es impresionante, hoy, en cualquier programa que ustedes pongan, hay un sección de cocina. ¿Esto es bueno o malo? ; Yo creo que tiene un poco de las 2. Bueno porque desde ahí empiezan estos programas a infundir una cultura gastronómica y en hacer que la gente se preocupe mas por comer un poco mejor, malo porque la mayoría de estos programas están patrocinados por productos que no necesariamente son de la mejor calidad para nosotros y nuestro cuerpo, y a veces, estos buscan a un cocinero o figura de renombre para darle credibilidad a sus productos, aunque si no fuera por estas grandes empresas, no habría estas pequeñas capsulas. Otra cosa mala que veo también, es que todos los estudiantes antes que cocineros quieren salir en la TV. Raymond Olivier fue el primer gran cocinero que apareció en la TV, ofreció su saber en la pantalla cuando aún era a blanco y negro, el demostraba su talento en el gran restaurante parisino Le Grand Vèfour, manejaba una pedagogía envidiable, que ya la quisiera yo. En nuestro país, quien no recuerda a la gran Chepina Peralta, ¿qué madre nuestra no la vio? ¿Y a cuántos de nosotros no nos molestaron o nos decían “chepinos”?. Hay quien dice que cuantos mas programas se emiten, menos tiempo real se tiene para cocinar. Hoy, grandes programas de TV muestran la cultura gastronómica del país, tal como Aquiles Chavez en su programa Aquilisimo o Jose Ramon Castillo con la ruta del cacao, muestran comarcas y cocineros, que si no fuera por ellos, mucha gente no les conocería, estos programas de calidad captan la mente de un público, que mas por buscar una receta, buscan conocer en profundidad como es la vida de un cocinero, como trabajamos en una cocina y encontrar una expresión culinaria cultural en todos los ámbitos.
Faltan muchos programas que gocen de una información de calidad, en pocas palabras: para aprender. Pero ya sabemos, en la TV se prefiere la audiencia, y no está mal, es su negocio. El gran cocinero Bernard Loiseau, cuya muerte trágica ha sido escrita y descrita tantas veces, logro hacerse de una fama en la TV francesa increíble, aunque esta fama parece estar reñida con el prestigio de un restaurante, prestigio y fama son difíciles de empatar, al final, si la figura del cocinero en cuestión, pesa mas por rockstar que por la calidad de su cocina, mal negocio.

2 comentarios:

  1. A mi me gusta mucho ver programas de cocina de calidad. No soy estudiante de esa área y mucho menos profesional: de hecho, cocino bastante mal pero me gusta intentarlo. Usted mencionó a Jose Ramón Castillo. Yo AMO ver sus programas. Prefiero ver mil veces cómo prepara una de sus recetas o todo lo que nos muestra en sus viajes que ver una serie de televisión: es algo útil, entretenido e interesante. Todos NECESITAMOS comer, a todos nos debería importar cómo hacerlo bien. Gracias a los buenos programas de cocina he descubierto ingredientes, experimentado con lo ya conocido, también me he interesado en conocer otros lugares... Es una lástima que los buenos programas de TV (en general) no estén al alcance de todas las personas.

    ResponderEliminar
  2. Mi querido Edgar, lamentablemente si tienes mucha razón em ambos sentidos, y en ocasiones pesa más la fama que la habilidad de ser buen cocinero, ojalá que poco a poco tanto alumnos de gastronomía y profesores, entiendan el oficio del cocinero y se trasmita a la sociedad en general, para bajar del pedestal al que cocina y hacerlo tan humano como el que come, sólo así se podrá reconocer el trabajo y no la imagen bonita de la televisión, que adecir verdad y tu lo sabes, pesa más una cara bonita, ojos de color, piel blanca etc. que además no es la realidad de nuestra sociedad, las caras bonitas son aspiracionalistas y nuestra gente que????? y lo digo y tu sabes sin afán de crítica simplemente como refelcción. En hora buena

    ResponderEliminar